Llocs

Flix

Flix a "El Atlante Español"

La villa de Flix es del Obispado y corregimiento de la ciudad de Tortosa, de donde dista doce leguas, fue antiguamente  del Magistrado  de Barcelona; se ignora su fundación con motivo de haberse perdido los papeles por las guerras del año 1705. Desde el año 1714 es realenga, y está situada entre Oriente y Mediodía a los diecisiete grados  y catorce minutos de longitud, y cuarenta y un grados  y veinte minutos de latitud, al pie de una montaña, y sobre la cual hay un castillo, que en lo antiguo era de las mejores  fortalezas del Principado; la mandaba un gobernador, y fue el último en el año 1685 Don Estevan Bellet, tenía un sargento mayor y un ayudante; sus murallas eran de cal y canto; en el día está destruido todo por los mismos patricios.

Se entra en ella por cuatro partes, y en las dos subsisten dos puertas que llaman la de Ascó, y la de San Gerónimo. Habiendo perdido mucha gente para tomar este castillo el marqués de Mortara en el año de 1650 puso un epitafio en esta última que es por donde entró el ejercito.

Circuye esta villa el rio Ebro en forma de una herradura; tiene trescientos treinta y cinco vecinos en una parroquia, con la advocación a Nuestra Señora de los Ángeles, con un prior, un vicario, y seis beneficiados. En esta iglesia está el cuerpo de Santa Concordia; tiene un buen hospital en donde alojan también los peregrinos, y tres ermitas extramuros, en las que se celebran el santo sacrificio de la misa los días festivos; a distancia de dos leguas hay otra ermita en medio de un gran valle dedicada a San Juan Bautista, en donde antiguamente había una población; pero en el día solo existen algunas casas esparcidas por el valle que llaman el Vall de Sant Joan.


Es su terreno muy ameno y delicioso; produce mucho trigo, centeno, aceite, almendra, fruta y hortaliza; su huerta es grande, con muchos morales, por cuyo motivo también produce mucha seda. Hay en esta villa un ingenio para sacar el agua del Ebro por medio de unas ruedas, y se distribuye para el riego de toda la huerta. Sus armas son en escudo un fresno.


A una legua de esta villa, y también a la parte occidental del Ebro, están las de Ascó con ciento ochenta vecinos, la Puebla de Masaluca con cuarenta, y Berrús con veinte; las cuales son encomiendas de la orden de San Juan, y cada una tienen su iglesia parroquial.



Tortosa

Assassinat frustrat

Josep Solà Castellà veí de  Santa Bàrbara (10/09/1884) entra armat d'una pistola al despatx de Marcial Moreso,  comerciant tortosí, a qui sembla que  devia diners, sense dir res, li dispara un tret que li fa una ferida lleu al cap,  Moreso reacciona amb rapidesa, aconsegueix sortir del despatx on deixa tancat a l'agressor i es refugia a casa de la vídua de Marià Gonzàlez, acudeixen veïns, i guàrdies municipals que detenen a Solà.
El fiscal de l'audiència i el jutge d'instrucció prenen declaració als implicats i testimonis. L'estat del ferit és satisfactori, rep nombroses visites en ser una persona força coneguda a Tortosa i més, com diu La Verdad: " refiriéndose a una persona de las dotes del herido cuya sensatez és proverbial".
El dilluns, 15 de desembre de 1884, a les 11 del matí es va celebrar la primera sessió del juí oral i públic  de Josep Solà Castellà a Tortosa acusat d'assassinat frustrat; n'era fiscal Eduard Cassà , i advocat defensor el lletrat degà Domènec Falcó.  El condemnen a deu anys i un dia de presó, tal com demanava el fiscal..


Correo de Tortosa,13/12/1884
La Verdad,19/11/1884